Pasar hambre entre horas es algo que nos pasa a todos y sucede porque el organismo segrega la hormona grelina, que se encarga de avisarnos de que tenemos hambre y por lo tanto acudimos directamente a la nevera. Esto sucede principalmente porque no tener muy bien organizadas las comidas y es importante que entre comida y comida, la separación no sea muy grande.