Beber alcohol durante el embarazo es una práctica de riesgo y no es precisamente bueno para el bebé ni para la madre. A pesar de los grandes riesgos que existen por beber alcohol durante el embarazo, parece increíble que un 25% de las mujeres embarazadas de Europa siga tomando alcohol durante estos meses de embarazo, que son meses muy importantes.