Algunas veces es posible hacer de una afición un modo de vida y dedicarse laboralmente a algo que en realidad es para nosotros un pasatiempo agradable. ¿Quién no ha deseado pintar su piso alguna vez …