Algunos niños se convierten en personas sedentarias con el paso del tiempo y esto no es precisamente una situación muy buena, entre otras cosas porque el metabolismo del niño necesita que el pequeño tenga una actividad durante el día y no que esté todo el día sentado viendo la televisión o jugando a las videoconsolas.