El gobierno es un hábil maquillador de los datos del paro y se cree que los españoles acabamos de hacer. A partir de ahora las personas que no renueven la demanda de empleo cobrando una prestación, pasarán directamente a un grupo denominado de suspensión con intermediación laboral, que viene a ser un grupo de personas que no contabiliza para las cifras del paro.